sábado, 23 de marzo de 2019

SERÁ SUPRIMIDO EL ETERNO SACRIFICIO O SANTA MISA


¡Será suprimido el Eterno Sacrificio o Santa Misa!
·      Una cuestión sustancial y medular para la vida de la Iglesia y los fieles.



El profeta Daniel, desde el Antiguo Testamento nos advierte que la Santa Misa o Eterno Sacrificio será suprimido (Dan. 8,11-14; 9,27; 11,31; 12,11).

Era necesario para los miembros de la Sinagoga de Satanás, llenos de avaricia, ira y envidia contra Jesús, junto con otros rabinos perversos que abusaban y esquilmaban a los más pobres y desvalidos judíos, se quitara del camino al Mesías, a quien no supieron reconocer los doctores de la ley, cuando el Niño Jesús se presentó ante ellos con apenas doce años de edad, para explicarles el significado y sentido de las Sagradas Escrituras. Sorprendidos por su sabiduría, dijeron que seguramente sus padres lo habían educado muy bien; ellos no supieron reconocer al Mesías a quien esperaban y cuya venida a la Tierra estaba profetizada; ésto sí lo sabían; ni ahora saben reconocer que Jesús, el verdadero Mesías vendrá por segunda vez.

Con el tiempo, Jesús les echó en cara a los rabinos sus abusos e hipocresía, lo que les dolió y no podían, ni han podido perdonarle y reconocer, es que les dijo sus verdades: “raza de víboras, sepulcros blanqueados, etc.”. Al ver los rabinos que sus arcas no se llenaban conforme a su avaricia, planearon muchas veces ponerle trampas para acusarlo ante las autoridades romanas, tejiendo una estrategia y seduciendo, comprando falsos testigos de dichos y hechos en los que el Mesías, por supuesto, no había incurrido, para poder matarle.

Satanás tenía ya conformado su sanedrín, su sinagoga, para que actuara conforme su rabia, ira, envidia y rencor contra el Salvador. La serpiente antigua destilaba nuevamente su veneno, lo había inoculado en los corazones y la mente de muchos rabinos, aunque no en todos, porque hubo algunos que sabían que Jesús era un hombre justo, sabio y santo. Pero estos que no estaban de acuerdo con Caifás y Anás, fueron sacados para que sin oposición pudieran actuar en su plan deicida, y así poder manipular las más grandes atrocidades contra el Redentor en esta gran conspiración de la sinagoga infernal contra el Hombre-Dios. Jesús era incluso llamado por muchos como “Raboní”, es decir, Maestro de maestros.

Al término de su grandiosa e invaluable Misión, Jesús, reunido con sus Apóstoles, en Su Última Cena, instituyó la Sagrada Eucaristía.

En esa misma ocasión dijo a Judas, el Iscariote, que fuera a hacer lo que tenía planeado e iniciado al venderlo por treinta monedas de plata, denunciando el lugar y la forma en que Jesús sería arrestado por los policías del templo.  A lo largo del tiempo han habido muchos traidores a Jesús dentro y fuera de la misma Iglesia que Él fundó. Satanás, el tentador, se vale de la avaricia, los apetitos carnales torcidos, el afán de figurar para tener honores, escalar peldaños eclesiásticos, buena y fina ropa; panzas gordas con grandes comilonas, buenos vinos, fama, dinero, tráfico de influencias, abusos sexuales de menores, y hasta ritos satánicos con misas negras y rojas en Basílicas y Catedrales en el mismo Vaticano y en muchas sedes del Mundo. Los abusos sexuales encubiertos con el Lobby Gay que fundó Benedicto XVI y que se ha incrementado con Francisco y su grupo de cardenales de San Galo, tiene gravísimas consecuencias espirituales, emocionales y físicas que sufren y viven quienes han sido abusados por sacerdotes, obispos, cardenales y por los falsos papas pedófilos.



¡Qué barbaridad! Cuánto cinismo de Francisco convocando una cumbre para aparentar querer tratar de detener estos crímenes de pederastia imperdonables. Todos ellos arderán en el Infierno, porque son la escoria infiltrada por los rabinos con sus tentáculos sectarios illuminati, masonería y el comunismo. Han convertido la Cúpula Vaticana en el drenaje de los avernos, se han vuelto verdaderamente demonios humanos, dentro de una cloaca, es la Babilonia actual, la gran ramera.

Ya lo habían advertido los Mensajes de la Virgen en Fátima, La Sallete y otros lugares de Apariciones Marianas. El verdadero Tercer Secreto de Fátima, que distorsionó y quiso ocultar Benedicto XVI, advierte: “Satanás se infiltrará en el seno de la Iglesia; llegará hasta los Más Altos Reinos de la Jerarquía en el Vaticano; y hasta la Silla de Pedro”, lo que se cumplió con la usurpación de la Silla Petrina por parte del judío sionista Benedicto XVI –Joseph Karl Ratzinger Peintner-, la cabeza visible en el Concilio Vaticano II, quien promovía “la nefasta corriente modernista” con el grupo de jerarcas masones y comunistas, bajo consigna desde Rusia, infiltrados en la Iglesia para alcanzar posiciones de enseñanza y rectoría en los Seminarios, posiciones en la Alta Jerarquía vaticana y en toda su estructura; en las Conferencias de Obispos, en las comunidades parroquiales y hasta en los medios de difusión vaticana y su vocería, etc.

El nuevo Sanedrín o Sinagoga de Satanás – dueños y fundadores de sectas, Prioratos, corrientes ideológicas, como con el judío Karl Marx, Bancos, Medios de Difusión como Cine (como sucede en casi todo Hollywood), Televisoras y Radiodifusoras, caricaturas con mensajes de perversión subliminales para los niños con el masón Walt Disney, con caricaturas abiertas a la promoción de perversiones y del Nuevo Orden Mundial con el Ojo del demonio Rhá y los shriners illuminati; dueños de muchos medios impresos, manipuladores de redes sociales con Facebook, Google y otras compañías en la Internet, empresas como Walmart, McDonals, Coca-Cola, laboratorios diversos, capos de mafias, escuelas de brujería como Wicka, falsas iglesias como los Testigos de Jehová, con la Organización de las Naciones Unidas y sus organismos como plataforma de la Unión Europea, etc. - se infiltró en la Iglesia de Cristo, a manera de Caballo de Troya, más notoriamente desde antes de Juan XXIII y hasta la fecha. Esto también estaba profetizado.

Ya San Juan Apóstol en el libro de las Revelaciones o Apocalipsis lo precisa (Apoc.13,11 son los corderos –la masonería eclesiástica- que hablan como la bestia –la Pantera o Baphomet, demonio predador sexual de la masonería laica y de los illuminati-); quienes están totalmente a su servicio.

Así, las sectas creadas por los rabinos se muestran en Apocalipsis 13,2 con el demonio “Pantera”, que actúa como lo hacían los illuminati y los masones, con astucia y en lo oscuro, porque ahora es muy descarada su actuación en varios países, pro-abortistas enemigos de la vida y promotores de uniones ilícitas y pervertidas con los movimientos judíos LGTB, incluso en Israel, Estados Unidos, Inglaterra, Argentina… y hasta en México esto está muy claro, tienen un presidente de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, dictatorial, ateo, masón, comunista, consultor de hechiceros y chamanista, como lo han hecho en Cuba y Venezuela Hugo Rafael Chávez y Nicolás Maduro, enemigos de la Sagrada Eucaristía y de la Virgen de Guadalupe, Madre del Verdadero Dios por quien se vive.


Las ideas racistas para diezmar a la humanidad será con el peor y más despiadado Anticristo que tendrá la historia del Mundo, después de Nerón y Hitler, con un abominable genocidio que se ha venido manifestando desde el segundo anticristo, Adolfo Hitler, poseso y miembro de la Logia del Tule, condenado en el Infierno, que persiguió no solo a judíos, sino a muchos humanos, como lo han hecho en Estados Unidos a través de los Ku-Klux-Klanes con culto al demonio Krucitas contra los hombres llamados “de color”, a los que pertenece la familia de Donald Trump, Illuminati judío, al igual que el illuminati Vladimir Putin de Rusia.

La Sinagoga de Satanás necesitaba un nuevo apóstol que traicionara a Cristo, un nuevo Judas Iscariote, continuador del modernismo y acrecentarlo para hacer del Planeta una gigantesca Sodoma y Gomorra. Satanás necesitaba escogerlo de entre todos los obispos del Mundo, con las mismas características de vicios y debilidades, carente de virtudes, hereje y blasfemo, lleno de ambiciones, fama y placeres carnales, como se asomaban en el arzobispo argentino Jorge Mario Bergoglio desde años antes de ser elegido papa, con una vida llena de escándalos y vengativo, calumniador y dictatorial.

Los rabinos de Satanás en Buenos Aires, Abraham Skorka y Sergio Bergman actuaron junto con el grupo pervertido llamado la Mafia cardenalicia de “San Galo”, homosexuales, pro-abortistas y profanadores del Cuerpo de Cristo encabezados por Godfried Dannels, seguidores todos del modernismo que es paganismo.



Benedicto XVI, fungiendo como Perito, infiltró la corriente modernista desde el Concilio Vaticano II. Él es alemán, sionista como Bergoglio. Joseph Karl Ratzinger Peintner pertenece al linaje de los rabinos del Priorato de Praga, con la consigna, además, de apoderarse de la Silla de Pedro, lo que ocurrió tras la trama judeo-comunista contra Juan Pablo II. Hay que saber que a Benedicto XVI lo remueven bajo la consigna de la misma Sinagoga del mal: “Hay que removerlo porque está actuando muy lento; y urge sentar a Maitreya en la Silla de Pedro”.

Aunque hay una lucha interna por el poder en la Iglesia, los mismos rabinos con sus prioratos, como perros rabiosos, removieron al judío Benedicto XVI, que, aunque ya se había pronunciado por el surgimiento del anhelo del peor Anticristo, Maitreya, incurrió en varias herejías y se pronunció en favor del Nuevo Orden Mundial para gobernar al Mundo entero, esto acabará con las democracias y con la pluralidad de distintas formas de gobierno, la vida política y económicas libres, donde no existirá respeto a la voluntad y deseo de los habitantes en cada Nación -, para que se dé su Gobierno Mundial, desde donde liderará también su iglesia ecuménica, sin Dios y sin Sacramentos por supuesto, será una iglesia del hombre pero no de Dios.

Esto está profetizado también, pero no quiere decir por ello, que los verdaderos jerarcas, sacerdotes y fieles de la Iglesia remanente de Jesucristo, callen o dejen de actuar, por el contrario, es hora no solo de orar, sino de denunciar, organizarse, planear y actuar.

Están profetizados varios sucesos muy importantes y dolorosos para la humanidad en el libro de Daniel, de la aparición de este gobierno mundial liderado por los judíos, que sabemos será con Maitreya, así como la supresión del Sacramento central y medular de la vida de la Iglesia, de los siete Sacramentos que “es la Eucaristía” –Centro y Culmen de la vida de la Iglesia y de la vida de todo fiel cristiano y católico-, y una de las formas para lograrlo, puede ser con la alteración de la fórmula litúrgica pronunciada por los Sacerdotes para que el Espíritu Santo descienda y opere la Transubstanciación del pan ácimo y del vino de consagrar, en Cuerpo y Sangre de Cristo, para que Jesús esté con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, mediante las palabras inalterables que Jesús pronunció en la Última Cena con los Apóstoles.

Jesús no se refería a un simple recordatorio de Él con la institución de la Eucaristía, les estaba dando una orden, de hacer las cosas como Él las estaba disponiendo, para que “todo aquél que coma y beba de Su Cuerpo y Su Sangre tengan vida eterna”.

Así como el sionista, rotario, hereje, masón, pervertido, ateo y blasfemo Jorge Mario Bergoglio, -segundo antipapa o falso profeta después de Benedicto XVI que veía en convivencia Catalina Emmerich-, han venido actuando para continuar confundiendo y dispersando a los fieles y “demoler la Iglesia de Cristo”, sin duda alguna, se esperan actos, dichos y compromisos de “Francisco” para integrar, a la brevedad posible, la “iglesia ecuménica y sincrética” con textos de una anti-liturgia sacra para abolir la Santa Misa o Eterno Sacrificio, mismo que empezaron a golpear desde el Concilio Vaticano II, con una nueva misa de tipo protestante, en cuya elaboración estuvieron seis pastores protestantes y un rabino introducidos por el arzobispo Aníbal Bugnini, presentados ante el falso o doble del papa Paulo VI, del mismo grupo sectario de Joseph Ratzinger, con los cardenales Joseph Frings y Lercaro, también masones, para elaborar el actual Novus Ordo Misae, sustituyendo con un texto empobrecido y alterado el Ordo Misae Tradicional del Papa San Pío V, que es tan rica y poderosa para el bien de las almas de los fieles y del Mundo entero.



Otra forma de golpear la Eucaristía esté en puerta: cambiando la Fórmula Litúrgica de la Transubstanciación por una fórmula ecuménica, con la cual ya no operaría la Transubstanciación, ni estaría Presente Jesucristo con Su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad para darnos vida eterna, y aprovechar la construcción del Templo Ecuménico del Anticristo que mandó edificar Jorge Mario Bergoglio, cuya maqueta estuvo exhibida en la Iglesia de San Ignacio de Loyola en Roma. O podría ser reducida la Eucaristía, a un mero símbolo de unidad entre miembros de confesiones religiosas muy distintas y hasta antagónicas, que es lo que pretenden los rabinos con sus Prioratos y sectas.

Las profecías y visiones de hace dos siglos de la Muy Venerable monja capuchina estigmatizada Anna Catalina Emmerich, y de muchos otros profetas en distintos tiempos, se han estado cumpliendo.

Hay que estar muy atentos, ya Francisco quien dijo que canonizaría al hereje Martín Lutero, dijo en fecha del cumpleaños de Satanás, en un rito celebrado con ellos, que él se comprometía a que la Iglesia ya no usaría la palabra Transubstanciación, como un segundo golpe contra la Eucaristía y la integración de la iglesia ecuménica del Anticristo Maitreya.



En cualquier momento van a asestar el tercer golpe contra la Eucaristía, puede ser antes de sentar al Devastador Anticristo Maitreya en la Silla de Pedro, o antes, demoliendo más a la Iglesia de Cristo bajo el plan sectario motivo de la infiltración diabólica advertida por el Tercer Secreto de Fátima.

El descrédito de Adelante la Fe a Fray Cristóforo advirtiendo que ya se prepara una fórmula ecuménica alterando sustancialmente las palabras de la Consagración, puede caer en sí mismo en un desprestigio para los sacerdotes y teólogos de Adelante la Fe, que en muchas cosas son acertadas, pero en varios ámbitos, como sucede en muchos campos del conocimiento, se muestra también un claro desconocimiento de la historia y de información, de todo cuanto ha acontecido en la vida de la Iglesia y sus detractores.



Blogs recomendados y afines:


  



miércoles, 31 de octubre de 2018

ECUMENISMO INFERNAL OPUESTO AL MAGISTERIO.


Pío XI. Mortalium animos (II) o Ecumenismo infernal de ‘Francisco’ antipapa.
Templo del anticristo ecuménico en construcción por los jesuitas de Bergoglio.

31/10/18 5:10 PM
Resumen de la primera parte 
En la entrega anterior vimos que, tras haber recordado que los católicos no pueden apoyar de ningún modo las reuniones ecuménicas, en las que se considera que los diferentes pueblos, aunque tengan sobre Dios ideas totalmente distintas, se pondrán de acuerdo, sin embargo, un día en la profesión de un mínimo común denominador de doctrinas, el Papa advierte que semejante teoría pan-ecumenista, no sólo es falsa, sino que repudia totalmente la verdadera religión falseando su concepto, abriendo el camino al naturalismo y al ateísmo (Pío XI, Encíclica Mortalium animos, 6 de enero de 1928, en Tutte le Encicliche dei Sommi Pontefici, Milano, Dall’Oglio Editore, de. V, 1959, 1º vol., p. 803).

Atención al engaño bajo apariencia de bien 
En esta segunda parte del artículo dedicado a la Mortalium animos, vemos que Pío XI advierte a los católicos que presten atención sobre todo “allí donde bajo la apariencia de bien se oculta fácilmente el engaño” (ivi), es decir, allí donde “se trata de promover la unidad entre todos los cristianos” (ivi). En efecto, la apariencia de bien o el sofisma dentro del cual se oculta el error manifiesto es profesar que es debido que “cuantos invocan el nombre de Jesús se abstengan de las recriminaciones mutuas y se unan con un poco de caridad recíproca” (ivi). En efecto, Jesús, en el Evangelio (Jn., XIII, 35), recomendó a sus discípulos que se amaran los unos a los otros; así, “si todos los cristianos, un día, se convirtieran en una sola cosa, serían más fuertes para combatir la peste de la impiedad” (ibidem, p. 804).

Este es el eslogan de los “pan-cristianos”, como los llama Pío XI, los cuales, “bajo estas palabras tan atrayentes y amorosas” (ivi), en cuanto propugnan la unidad de los cristianos, esconden “un error de los más graves, que derrumba desde los cimientos las bases de la fe católica” (ivi).
El pan-ecumenismo es una apostasía de la verdadera religión 
Según Pío XI, por lo que respecta al pan-ecumenismo, no se trata de desviaciones, de herejías, sino de una auténtica apostasía, o sea, de pasar de la religión católica a otra esencialmente distinta de ella: el racionalismo o el ateísmo. En efecto, explica el Papa, Dios podría haber dado al hombre solamente una ley natural para conseguir que se dirigiera hacia su fin último. En cambio, Dios quiso añadir a la ley natural preceptos especiales a los que los hombres debieran obedecer y reveló verdades que debemos creer. “Por tanto, es claro que no puede existir religión verdadera sino la que tiene como base la palabra revelada de Dios: revelación comenzada en los orígenes de la humanidad, continuada en el Antiguo Testamento y perfeccionada y concluida por Jesús mismo en el Nuevo Testamento” (ibidem, p. 805).
En resumen, el hombre, según Pío XI, debe creer en la revelación y en la palabra de Dios y obedecer sus mandamientos. Pues bien, para ayudar al hombre a cumplir estos deberes, “Dios fundó en la tierra Su Iglesia. Por tanto, uno no puede profesarse cristiano sin creer que Cristo fundó una Iglesia y una Iglesia única” (ivi).
Este es el punto crucial. En efecto, “el disenso comienza cuando se quiere saber cuál debe ser esta Iglesia según la voluntad de Su Fundador” (ivi).
Los protestantes niegan que la Iglesia de Cristo deba ser visible y jerárquicamente constituida. En cambio, el Evangelio nos muestra cómo “Cristo instituyó Su Iglesia como sociedad perfecta, por su naturaleza externa y visible, la cual prosiguiera en el futuro la obra de la redención humana, bajo una sola Cabeza, con la enseñanza de viva voz y con la administración de los sacramentos; no por nada la paragonó a un reino, a una casa, a un redil, a un rebaño. Finalmente, esta Iglesia, una vez muertos Su Fundador y sus Apóstoles, que tanto la habían difundido, no podía acabar y extinguirse, ya que le fue mandado llevar a la salvación eterna a todos los hombres de todos los tiempos. Por tanto, es imposible que la Iglesia no exista todavía hoy y en todo tiempo, y no sea la misma que en la edad apostólica” (ivi).
Arzobispo Fulton Sheen habló sobre el falso papa, el anticristo y la iglesia ecuménica sin Dios.
Confutación del error fundamental sobre el que se basan las iniciativas ecumenistas 
Pío XI, llegado a este punto, afirma que es necesario confutar el error sobre el que se fundan las iniciativas ecumenistas de los a-católicos, relativas a la unión de todas las sectas cristianas puestas en común con la Iglesia que Cristo fundó sobre Pedro.
Los ecumenistas piensan que el deseo de Cristo de fundar una sola Iglesia dirigida por un solo Pastor ha quedado sin efecto, negando así implícitamente la divinidad y la omnipotencia de Cristo. Ellos afirman que la Iglesia, actualmente, está dividida en varias partes, o sea, consta de varias pequeñas iglesias o comunidades particulares, que convienen sólo en algunos puntos de doctrina. La Iglesia estuvo quizá unida sólo en la edad apostólica. Por tanto, sería necesario poner aparte todas las controversias dogmáticas entre los cristianos y prestar atención sólo al mínimo común denominador que los pone en común. Sólo cuando todas las distintas iglesias estuvieran confederadas en este fondo común de fe, podrían poner freno a la incredulidad.
Pío XI responde a los pan-cristianos que “la Sede Apostólica no puede de ningún modo tomar parte en sus congresos, y de ninguna manera los católicos deben unirse a semejantes tentativas, de otro modo darían autoridad a una pretendida y falsa religión cristiana, que está mil millas alejada de la única Iglesia de Cristo” (ibidem, p. 807).
No se puede admitir que la verdad revelada por Dios quede comprometida. Pues bien, lo que está en juego en este asunto del ecumenismo es precisamente la verdad revelada por Dios sobre la naturaleza de Su Iglesia: una, santa, católica, apostólica y romana.
Se plantea en este punto un dilema. En efecto, los pan-cristianos, que quieren unir todas las iglesias y las sectas, parecen animados por una idea muy noble y caritativa: acrecentar la unidad entre cristianos, pero – se pregunta el Papa – “¿cómo puede la caridad dañar la fe?” (ivi). Después recuerda que San Juan (el Apóstol de la caridad) “prohibió absolutamente todo tipo de relación con cuantos no profesaban entera e inmaculada la doctrina de Cristo. Por tanto, si la caridad no tiene otro fundamento que la fe íntegra y sincera, es necesario para los cristianos, si quieren unirse, unirse antes y sobre todo en la unidad de la fe íntegra y sincera” (ibidem, p. 808).
Esta verdad recordada por Pío XI no debemos olvidarla jamás, sobre todo hoy, cuando se querría que practicáramos una caridad sin o incluso contra la fe. Por ejemplo, en Asís se oró juntos cada uno a su divinidad (también los a-cristianos y los ateos…), pero sin la fe no subsiste la caridad. Pues bien, en Asís la fe faltó y, por tanto, faltó la verdadera caridad sobrenatural para dar lugar a un simulacro de filantropía y amistad puramente natural.
El Papa continúa: “¿Cómo se puede pensar en una Confederación cristiana, cuyos miembros, también en materia de fe, pueden considerar cada uno lo que les parece, cuando también los demás tienen ideas y sentimientos opuestos?” (ivi). En resumen, sin unidad de fe no subsiste la caridad. Y propone un remedio: “Esta unidad puede nacer sólo de un único magisterio, de una única ley del creer y de la única fe de los cristianos, mientras que la desigualdad de las opiniones es el camino hacia la negligencia de la religión, o indiferentismo, y al modernismo, según el cual la verdad dogmática no sería absoluta sino relativa” (ivi).
El único ecumenismo verdadero 
Pío XI enseña que “la reunión de los cristianos se puede favorecer solamente favoreciendo el retorno de los disidentes a la única Iglesia verdadera de Cristo, de la cual se separaron; a la única Iglesia verdadera de Cristo, que es visible para todos y que, por voluntad de Su Fundador, seguirá siendo tal y como Él mismo la fundó para la salvación de todos” (ibidem, p. 809).
Además, el Cuerpo místico de Cristo, que es la Iglesia, es uno (1 Cor., XII, 12), es compacto y conexo y es semejante a Su cuerpo físico. Por tanto es una estupidez pretender que este Cuerpo místico resulte de miembros desunidos y dispersos. Por tanto, quien no está unido a él no es miembro suyo, no está unido a su cabeza, que es Cristo (Ef., V, 30).
Finalmente “nadie está en esta única Iglesia de Cristo, nadie persevera en ella, si no reconoce y acepta la autoridad y la potestad de Pedro y de sus legítimos sucesores” (ivi).
Los disidentes que salieron de la Iglesia, que vuelvan a ella y serán acogidos con gran amor. Como enseña Lactancio: “si alguien no entra o sale de la Iglesia se queda fuera de la vida de la esperanza y de la salvación. Aquí no conviene engañarse a sí mismos con disputas pertinaces. Aquí se trata de la vida y de la salvación: si no se presta atención con cautela y con diligencia, la vida, la salvación, se pierden y se encuentra la muerte” (Divin. Instit., IV, 30, 11-12).
Por tanto, el Papa hace una última llamada: “Que vuelvan los hijos disidentes a la Sede Apostólica, colocada en esta ciudad que Pedro y Pablo consagraron con su sangre, a esta Sede que es raíz y origen de la Iglesia; pero que no vuelvan con la idea de que la Iglesia del Dios vivo abandone la integridad de la fe y tolere sus errores; sino más bien para someterse a su magisterio y gobierno” (ibidem, 811).
Conclusión 
A partir de lo que es enseñado en la Encíclica Mortalium animos salta a la vista cuánto el falso ecumenismo, iniciado con el Concilio Vaticano II, se aleje de la doctrina y de la práctica bimilenaria de la Iglesia, resumida en la Encíclica de Pío XI.
Es, por tanto, deber nuestro permanecer anclados en la fe católica de siempre y repudiar todas las novedades ecuménicas que la comprometen y nos exponen al peligro de naufragar y apostatar de la fe católica, como Pío XI nos advirtió.
Robertus 
Fin de la segunda y última parte
(Traducido por Marianus el eremita /Adelante la Fe)

lunes, 9 de octubre de 2017

CARTA ABIERTA: ¡OBISPOS COBARDES!

CARTA ABIERTA
¡OBISPOS COBARDES!
Octubre 9 del 2017

La Siempre Virgen María de Guadalupe, Quien es nada menos que la Reina, Madre y Maestra de la Iglesia Católica y de todo lo creado por Yahvé-Dios, se ha dirigido en varias ocasiones a los Cardenales y Obispos del Mundo entero. En sus diversos Mensajes les ha pedido, en Su carácter de Medianera de todas las Gracias, de Su Reina, Madre de Jesucristo nuestro Redentor, el Verbo Encarnado, Sumo y Eterno Sacerdote para siempre, Fundador de la verdadera Iglesia sobre Pedro, que asuman su responsabilidad como Pastores -a quienes les ha sido encomendado “el cuidado del Rebaño a ellos confiado en sus respectivas Diócesis”-, con carácter heroico y valeroso, combatir y denunciar la depredación y asechanza de los “lobos disfrazados de Corderos que han venido a esquilmar los Rebaños del Señor”.

Nadie puede alegar que cardenales, obispos y sacerdotes desconozcan las Sagradas Escrituras; sobre las que se debe fundamentar siempre todo pensamiento, postura, declaración y actuación de la Iglesia, no solo por parte de sus jerarcas y sacerdotes - pues si no, ¿a qué fueron al Seminario? -, sino también por parte de los fieles, a quienes nos alcanza no solo el derecho, sino el deber de exigir a los clérigos que cumplan estricta, debidamente y de manera integral con la Misión que les ha sido encomendada y para la que fueron Ungidos como tales.

Nadie puede alegar desconocimiento de lo advertido por la Palabra de Dios o Santa Biblia, tanto en el libro del Profeta Daniel, como del Evangelio de San Mateo en el capítulo 24; y del Apocalipsis o libro de las Revelaciones escrito por el Apóstol San Juan sobre lo que acontecería en nuestra Iglesia y en el Mundo entero en estos tiempos. El capítulo 12 del Apocalipsis, “La Mujer y el dragón”, como parteaguas del libro profético en esta segunda parte, se intitula “El Provenir: la Iglesia y el Mundo”, inicia describiendo la gran batalla que se libra ya entre la “Virgen de Guadalupe o Mujer vestida del sol” y el demonio Leviatán. Describe a ambos con sus características, y solo a los mal informados, cuya consecuencia por su ignorancia es llamar “santo padre” a quien es un lobo rapaz, les ha hecho caer en la papolatría, y piensan que todo cuando diga ésta bestia (una de las cuatro bestias del Apocalipsis: el anticristo, el falso papa o falso profeta, la masonería y Leviatán o dragón rojo de 7 cabezas) es correcto, sano o sabio; y nada de esto ocurre con Francisco, el falso profeta, a quien su vocero jesuita le ha constituido una campaña para presentarlo al Mundo como amoroso, humilde y santo, nada más falso, es sólo una campaña amañada de la que le pedirá cuentas el Señor de señores y Rey de reyes al P. Federico Lombardi.

El plan siniestro que siguen tanto Francisco (Jorge Mario Bergoglio, poseído por Leviatán) como su grupo de cardenales del Grupo de San Galo, la Mafia Cardenalicia de la que se ha proclamado abierta y cínicamente el cardenal belga Godfried Dannel’s como líder, han manifestado públicamente ser quienes removieron al cardenal Joseph Karl Ratzinger Peintner, alias Benedicto XVI, el judío alemán del Priorato de Praga, porque iba lento en el cumplimiento de las consignas de promover y licitar por parte de la Iglesia, posiciones opuestas a la Ley de Dios, como el aborto, la eutanasia, la manipulación in vitro, las uniones homosexuales y lésbicas, la pertenencia a sectas como la masonería, los illuminati, los Prioratos, los Rotarios, la formación del falso ecumenismo con alianzas y toma de ideas protestantes, hinduismo y otras prácticas que nada tienen que ver con el Cristianismo-Católico, Jesucristo fundó una sola Iglesia, cristiana, católica, apostólica y romana, no dijo ni profetizó que se integraría a la Suya en el futuro, una iglesia sincrética.

La Virgen María, tanto como las Sagradas Escrituras desde el capítulo 3,15 del Génesis, y muchísimos Profetas Católicos (Anna Catalina Emmerich, Verónica Lueken, J. V., el P. Stéfano Gobbi, Conchita González, Sierva del Monte Carmelo, María de la Luz, Ángel Justiciero, etc.) han sido Voceros del Cielo y portadores de los Mensajes tanto del Padre Eterno, de Jesucristo, del Espíritu Santo, de San Miguel Arcángel, y de varios Santos sobre lo que se tramaba desde antes de ser elegido el Papa Juan XXIII, lo que pasaba en el secuestro de Paulo VI y su suplantación mediante un doble o falso papa; de la trama para el asesinato de Juan Pablo I; y del atentado de Juan Pablo II profetizado por el Santo P. Pío; y de ahí el tiempo de los “no papas” Benedicto XVI y Francisco, ambos herejes y promotores de la corriente modernista, identificados plenamente como miembros activos del “sionismo judío”, que promueve activamente esta infernal corriente para demoler la Iglesia de Cristo y su Doctrina, así como sus grandes tesoros Litúrgicos y espirituales.

Estaba advertido por Daniel que la Ley Divina, las Fiestas de la Iglesia y el Eterno Sacrificio o Santa Misa serían trastocados, alterados, como lo han hecho Benedicto XVI quien distorsionó y ocultó el Tercer Secreto de Fátima, encarcelando a la Vidente Sor Lucía dos Santos para que el verdadero Tercer Secreto no se difundiera, porque ponía en evidencia la infiltración de los sectarios siervos del Infierno. El Secreto advertía: “Satanás se infiltrará en el seno de la Iglesia; llegará hasta los Más Altos Reinos de la Jerarquía en el Vaticano; y hasta la Silla de Pedro”, que luego confirmara el Papa Paulo VI, al afirmar en plena Misa que el humo del infierno se había colado  por alguna rendija en el seno de la Iglesia, y que había sido un error convocar el Concilio Ecuménico Vaticano II donde los jerarcas sectarios hicieron las reformas modernistas, lo cual sucedió con la actuación de Ratzinger y sus cardenales del mal desde el C. V. II y su arribo como Benedicto XVI, tiempo en que se cometieron decenas de miles de crímenes de pederastia, fundó y protegió el Lobby Gay del Vaticano que ha continuado y defendido Francisco, pues él forma parte de él ( Ver: https://benedictoxviquienes.blogspot.mx y https://concilioecumenicovaticanoii.blogspot.mx )

El conocimiento de las Profecías y Avisos del Cielo nos obliga a todos a actuar, sabiendo que lo que anuncian puede ser modificado con nuestra actuación, esta es una de las finalidades de los Avisos o Profecías que nos conceden por distintos medios, tanto por la Revelación Pública de la Biblia como de la Revelación Privada, sobre la que escribió y prescribió con certeza el verdadero Papa Paulo VI antes de ser secuestrado y suplantado (Ver: https://antiiglesia.blogspot.mx ¡Cómo llegó él ladrón’ a la Silla de Pedro!).

Todos sabemos que México juega un papel importantísimo en los Planes de Salvación de las almas. México, ha declarado la Virgen de Guadalupe, como Nación, constituye “La Nueva Jerusalém”, lo que denota, como ya había sido revelado a J.V., que Israel no es ya la nación escogida para salvación de la humanidad, sino que por sus crímenes es el “cuerno central y principal que despuntará de los tres cuernos de la cabeza principal entre las otras seis, que suman diez cuernos, -que representan las logias masónicas- de entre las 7 cabezas de Leviatán, y que sirve a Maitreya, el Anticristo, para ocupar la Silla de Pedro, con la finalidad de gobernar a la Iglesia y fungir como líder del Gobierno mundial que surgirá de la promoción del Nuevo Orden Mundial de los Illuminati y los rabinos judíos.
Pero los obispos mexicanos están acobardados, comodinos, apáticos, incrédulos, les mueve más y siguen interesados y ambiciosos en ascender en sus carreras eclesiásticas, como si fueran politiqueros en lugar de cumplir con su deber y obligación de ser Pastores y Profetas que denuncien a tiempo y a destiempo las mentiras; la corrupción doctrinal y teológica desde la Cúpula Vaticana usurpada por los lobos rapaces sectarios al servicio del devastador Anticristo Maitreya y su falso profeta Francisco, hechos profetizados en Apocalipsis 13,11ss., ellos son la jerarquía masónica al servicio de la masonería laica –la Pantera negra-también advertida por Anna Catalina Emmerich (Cuaderno Núm. 3 “Visiones y Revelaciones Completas a la Venerable Anna Catalina Emmerich”, monja capuchina estigmatizada).

El Tercer Secreto se ha cumplido porque ni clérigos ni fieles hicieron nada, y como dice el refrán: “Los malos y el mal avanzan porque los buenos no hacen nada”. (Ver: Cf. https://bestpublications.blogspot.mx

Los sectarios masones, miembros y legisladores de una misma plataforma política al servicio del infierno (P.R.D., MORENA, P.T., Movimiento Ciudadano y hasta de facciones masónicas y judías del P.R.I. y el infiltrado P.A.N.), con pactos diabólicos en las logias, promovieron una Ley contra La Vida, la del Aborto, con la pervertida ideología y actuación de Rosario Robles, Andrés Manuel López Obrador, Miguel Ángel Mancera y los demás grises Jefes del D.D.F. del mismo perfil masónico partidista, ajustados a las consignas del Plan judío para convertir al Mundo en una gran Sodoma y Gomorra, así como lo ha venido haciendo el priista Enrique Peña Nieto, presidente de esa Nación -escogida desde 1521 por la Virgen de Guadalupe para triunfar sobre la masonería y sus secuaces- quien ha declarado pensar de la misma forma corrompida de Jorge Mario Bergoglio o Francisco y su pervertido Nuncio Apostólico en México Franco Coppola. Con esta Ley se destruye la Vida que ha sido insuflada por el Aliento Divino y Satanás se burla de Dios Padre, Creador de la Vida y dueño único y verdadero de Sus hijos los seres humanos, pues hay vida humana desde el momento de la Concepción.

Los masones ofrecen los abortos como sacrificios a Satanás y sus demonios para que les otorguen poder, riquezas, fama, placeres y protección maligna, poderes del mal que pueden ser destruidos y nulificados por la acción decidida de los verdaderos Pastores u Obispos de la Iglesia católica, empezando por México y extendiéndose al Mundo entero, para que ese país sea Luz de las Naciones y Parteaguas de Luz y no de tinieblas.

Los Mensajes advierten que la Inseguridad Nacional de México, vino con los secuestros y la matanza de cientos de miles de mexicanos, cifra que se duplica con los abortos, dado que es causada por haber llevado a México nuevamente a los demonios Satanás, Cachalala –el brujo que hacía las matanzas y abortos de las aztecas-, Pitón –el de los adivinos, brujos y hechiceros-, y Pantera, el demonio que representa la masonería; y en la Iglesia con Pan o Baphomet – anunciando el arribo de Lucifer y el de Pan o Baphomet, demonio predador sexual, que portó en su Mitra Benedicto XVI en su coronación como papa. Sacerdotes Exorcistas reconocidos, entre ellos el P. Gabrielle Amorth, de santa memoria, es uno de los que le practicó un exorcismo revelador de esta información, al mexicano de nombre Ángel V., y que condujo a Juan Pablo II en los tres exorcismos que realizó como Supremo Jerarca de la Iglesia para recordarles a los cardenales y obispos, el deber que tienen de bendecir las almas atormentadas por los demonios y combatirlos.

Los Terremotos recientes en México, que afectaron en gran medida la Ciudad de México, son solo el inicio de grandes y muy dolorosas calamidades y fenómenos naturales desastrosos que vienen para esa Nación, en particular para la Ciudad de México, donde fue promovida la Ley genocida del Aborto por Rosario Robles; y ampliada por Miguel Ángel Mancera, su actual Jefe del D.D.F., quien ha promovido nuevas leyes contra natura y contra la Ley de Dios o Diez Mandamientos, con el reconocimiento de transexuales en el Registro Civil, como nuevo género sexual, en franco desafío a lo dispuesto por Dios desde el libro del Levítico: “No se acostará hombre con hombre como si fuera mujer, ni se acostará mujer con mujer como si fuera varón, porque esto es una abominación para Yahvé-Dios” (Lev. 18,22; 20,13)y que se opone a las pretensiones sodomizantes del falso papa Francisco con su pervertida Exhortación Apostólica “Amoris Laetitia” o “Amor Alegre” o gay, lo que significa esta palabra en inglés. Franco Coppola es lo primero que pidió a Peña Nieto, que buscara un camino para legalizar esta forma de vida pervertida, cuando que Dios sólo creó dos sexos: hombre y mujer, ningún otro sexo intermedio, este es otro engaño más de Satanás.

¡Demandamos la actuación decidida y sin más retraso de nuestros cardenales, obispos y sacerdotes, así como la movilización de todos los Grupos y Asociaciones que se precien de ser católicos y temerosos de Dios, de las Asociaciones de Padres de Familia en México y en el Mundo, es imperante y urgente abolir la Ley del Aborto y toda ley abominable a los ojos de Dios, porque de nuestra tibieza penderán juicios personales y sociales ante Dios y Nuestro Señor Jesucristo, porque de no hacerlo, vendrán catástrofes y tormentos mucho más graves que lo que acontece con los terremotos!

Basta de desafíos a la Ley Divina, a los cardenales y obispos les recordamos que Francisco no es verdadero papa, es el segundo lobo rapaz que estaba profetizado, que disfrazado de oveja vendría a esquilmar al Rebaño.

Todo papa que dice una herejía, no es un legítimo papa, o si pertenece a una secta, así lo define con precisión el Código de Derecho Canónico y la Enseñanza de los Santos y verdaderos Papas.

Los Mensajes aludidos pueden verse en:
¡¡ EXTRA URGENTE !!
Mensaje a la Humanidad y a México
Mensaje de la Siempre Virgen María del Apocalipsis a la Humanidad y a México, a través de la Profeta Estigmatista “E”, en el Cenáculo de los Apóstoles de los Últimos Tiempos y del Ejército Mariano, el 27 de Septiembre del 2017 a las 14:31 horas.


martes, 14 de febrero de 2017

RECHACEN LA COMUNIÓN EN LA MANO Y DE PIE.

Dietrich von Hildebrand: Debería rechazarse la Comunión en la mano
"La Comunión en la mano no ha sido, ni será aceptado por el Cielo. Esto es un sacrilegio ante los ojos del Padre Eterno y no debe ser continuado porque vosotros únicamente estáis añadiendo a vuestro castigo cuando continuáis con las maneras que han sido halladas ser desagradables al Padre Eterno." - Nuestra Señora de las Rosas, 30 de Junio, 1984

Dietrich von Hildebrand, llamado por el Papa Pío XII “El Doctor de la Iglesia del Siglo XX ,” fue uno de los filósofos cristianos más eminentes del mundo. Ningún otro escritor católico ha repetido tan completamente el mensaje de Nuestra Señora de las Rosas como Dietrich von Hildebrand. El siguiente artículo escrito por Dietrich von Hildebrand, titulado “Debería de rechazarse la comunión en la mano”, fue publicado el 8 de Noviembre, 1973.
No puede haber duda que la Comunión en la mano es una expresión de la tendencia hacia la desacralización en la Iglesia en general, así como de la irreverencia en aproximarse a la Eucaristía específicamente. El misterio inefable de la presencia corporal de Cristo en la hostia consagrada pide una actitud profundamente reverente. (Tomar el Cuerpo de Cristo en nuestras manos no consagradas – como si fuese un simple pedazo de pan, es algo que en sí es profundamente irreverente y perjudicial para nuestra fe). Tratar este misterio insondable es como si estuviésemos tratando simplemente y nada más que con otro pedazo de pan, algo que hacemos naturalmente todos los días con un simple pan, y hace que sea más difícil el acto de fe en la verdadera presencia corporal de Cristo. Dicho comportamiento hacia la hostia consagrada corroe lentamente nuestra fe en la presencia corporal y alimenta la idea que es únicamente un símbolo de Cristo. Decir que el tomar el pan en nuestras manos aumenta el sentido de la realidad del pan es un argumento absurdo. La realidad del pan no es lo que importa – también es visible para cualquier ateo. Pero el hecho que la hostia es en realidad el Cuerpo de Cristo – el hecho que se ha llevado a cabo la transubstanciación – es el tema que—debe enfatizarse.

No son realmente válidos los argumentos sobre la Comunión en la mano basados en que esta práctica se ha encontrado entre los primeros cristianos. Pasan por alto los peligros y lo inadecuado de volver a introducir la práctica hoy en día. El Papa Pío XII habló en términos muy claros e inequívocos en contra de la idea que uno puede volver a introducir hoy en día las costumbres de la época de las catacumbas. Ciertamente, deberíamos tratar de renovar en las almas de los católicos de hoy el espíritu, el fervor y la devoción heroica que se encuentran en la fe de los primeros cristianos y en los muchos mártires entre sus rangos. Pero simplemente adoptar sus costumbres es, de nuevo, algo distinto; las costumbres pueden hoy en día asumir una función completamente nueva y no podemos ni debemos simplemente tratar de re-introducirlas.

En la época de las catacumbas no estaban presentes el peligro de la desacralización y la irreverencia que amenazan hoy en día. El contraste entre el saeculum (secular) y la Santa Iglesia estaba constantemente en las mentes de los cristianos. Así, una costumbre que en esos tiempos ya no estaba en peligro puede constituir un grave peligro pastoral en nuestros días.

Tomen en cuenta ahora cómo consideró San Francisco la extraordinaria dignidad del sacerdote, la cual consiste exactamente en el hecho que se le permite tocar el Cuerpo de Cristo con sus manos consagradas. Dijo San Francisco: “Si llegase a encontrarme al mismo tiempo con un santo del cielo y un pobre sacerdote, primero mostraría mi respeto al sacerdote y rápidamente le besaría sus manos y luego diría: ‘Esperad, San Lorenzo, porque las manos de este hombre tocan la Palabra de la Vida y sobrepasan por mucho todo lo que es humano.’”

Alguien podría decir: pero, ¿no distribuyó San Tarciso la Comunión a pesar que él no era sacerdote? Ciertamente ninguno se escandalizaba por el hecho que tocaba la hostia consagrada con sus manos. Y en una emergencia, se le permite a un laico hoy en día darle la Comunión a los demás.

Pero esta excepción para los casos de emergencia no es algo que implique una falta de respeto al santo Cuerpo de Cristo. Es un privilegio que está justificado por la emergencia – que debería aceptarse con un corazón tembloroso (y debería permanecer como privilegio, reservado únicamente para emergencias).

[Nota: Nuestra Señora de las Rosas declaró, "Hija Mía, ¡por favor, debes hacerle saber a Nuestro clero que ellos están profanando el Cuerpo de Mi Hijo de muchas maneras! ¡Irrespeto y deshonra! ¡Cuántas lágrimas He derramado con sólo ver! ¡Sólo las manos consagradas darán y traerán a Mi Hijo a las personas de la tierra, legalmente ordenadas y a quienes se les ha dado el Espíritu Santo - el clero, escogido por el Padre, para traeros a Su hijo! ¡Las manos que no estén limpias no tocarán el Cuerpo de Mi Hijo! ¡No lo debes permitir por más tiempo! ¡Ninguna criatura llevará el Cuerpo de Mi Hijo en sus manos! Debes saber, hija Mía, ¡qué sólo puede hacerse una excepción! Cuándo un sacerdote legalmente ordenado no puede llegar a los que mueren, ¡enviará a su diácono para llevarle a Mi Hijo! ¡Pero en severas tribulaciones y necesidad, digo! ¡Sólo para los que mueren! A todos los demás, hija Mía, se les dará la gracia necesitada si rezan." - Nuestra Señora, 31 de Diciembre, 1974

La cita de Nuestra Señora de las Rosas se adecua a la práctica tradicional de la Iglesia y al Código de la Ley Canónica de 1917. Específicamente, el Canon 845, § 1, que declara que el ministro ordinario de la Santa Comunión es ÚNICAMENTE el Sacerdote. El Canon 845, § 2 declara que el ministro extraordinario es únicamente el diácono. El libro teológico sacramental, La Administración de los Sacramentos por Nicolás Halligan, O.P., explica:

"Es una enseñanza certera que el sacerdote por sí solo es el ministro ordinario de la Santa Comunión." (Nicholas Halligan, O.P., La Administración de los Sacramentos, 1963, p. 107, Imprimatur: Cardinal Spellman)

"El pastor tiene el derecho exclusivo de llevar Viaticum, tanto pública como privadamente, a los enfermos en su parroquia, aún a aquellos que no son sus parroquianos." (p. 108)

"Por ordenación, un diácono es el ministro extraordinario de la Santa Comunión, pero únicamente con permiso del Ordinario local o del pastor, otorgado por cualquiera de los dos por una razón seria, pero este permiso puede presumirse en caso de una necesidad. Aparte de la necesidad, un diácono no estaría justificado para actuar sin permiso.” (p. 108)

"El diácono, al administrar la Santa Comunión, observa las ceremonias tal como están prescritas para el sacerdote... A diferencia de los clérigos, el diácono, a pesar de pecar gravemente [Nota: si el diácono distribuye la Comunión sin el permiso del pastor o sin una razón grave], no incurre en irregularidad si actúa sin permiso.” (p. 108)

Pero existe gran diferencia entre este caso de tocar la hostia consagrada con nuestras manos no consagradas y aquel de tomar la Comunión en la mano, como un proceder – en todas las ocasiones. El que se permita tocar la hostia consagrada con manos sin consagrar de ninguna manera ha de presentarse a los fieles como una privilegio inspirador. Se convierte en la forma normal de recibir la Comunión. Y esto alimenta una actitud irreverente y, por lo tanto, corroe la fe en la real presencia corporal de Cristo.
Se le da por hecho que todos reciben la hostia consagrada en sus manos. El laico a quien se le otorga el gran privilegio por rezones especiales tiene que tocar la hostia, claro está. Pero no existe razón alguna para recibir la Comunión en la mano: únicamente un espíritu inherente de familiaridad mezquina con Nuestro Señor.

Es incomprensible el por qué algunos insisten sobre una manera de recibir la Comunión que abre la puerta a toda clase de abusos accidentales y aún intencionales.

Primero, existe una posibilidad mucho mayor que algunas partículas de la hostia consagrada se caigan. En tiempos pasados el sacerdote observaba con gran cuidado si algunas partículas de la hostia se habían caído, en cuyo caso él inmediatamente tenía gran cuidado de que las partículas sagradas fuesen levantadas reverentemente y consumidas por él. Y ahora, sin razón aparente, muchos desean exponer la hostia consagrada a este peligro en un grado mucho mayor que antes – estamos en la época en que la hostia se hace cada vez más parecida a un pan y más fácilmente desmoronable.

Segundo, y este es un problema incomparablemente peor, existe el peligro que un comulgante, en vez de ponerse la hostia consagrada en su boca, la coloque en su bolsa o de otra manera la esconda y no se la consuma. Esto, desafortunadamente, ha sucedido en estos días de satanismo revivido. Se sabe que las hostias consagradas se han vendido para usos blasfemos. En Londres, se dice que el precio es de 30 libras por una, lo que nos recuerda las 30 piezas de plata por las cuales Judas vendió el Cuerpo de Nuestro Señor.

Se cree que en vez de aplicar el cuidado más escrupuloso para proteger la hostia consagrada más sagrada, la cual es realmente el Cuerpo de Cristo, el Dios-hombre, de todos los dichos abusos posibles, ¿existirán quienes desean exponerlo a esta posibilidad? ¿Habremos olvidado la existencia del demonio “quien vaga buscando a quien puede devorar? ¿Es su trabajo en el mundo y en la Iglesia no tan visible hoy en día? ¿Qué nos faculta a asumir que no se llevarán a cabo los abusos a la hostia consagrada?

Entre mayor sea nuestro respeto y más grande nuestro amor, entre mayor sea nuestra realización de la santidad inefable de la Eucaristía – mayor será nuestro horror de que sea abusada; y nuestra avidez para protegerla de todos los posibles abusos blasfemos.

¿Por qué – por amor a Dios – debiera introducirse la Comunión en la mano en nuestras iglesias cuando es evidentemente perjudicial desde un punto de vista pastoral, cuando ciertamente no aumenta nuestra reverencia, y cuando se expone la Eucaristía a los más terribles abusos diabólicos? Realmente no existen argumentos serios para la Comunión en la mano. Pero existen las clases de argumentos gravemente serios en contra de esto.
 
"Pedimos y repetimos que nadie toque el Cuerpo de Mi Hijo con las manos no consagradas. Será profanado y descartado, a menos que sólo un sacerdote legalmente ordenado, un hombre de Dios con dedos purificados por el Espíritu Santo, dé el Cuerpo y la Sangre de Mi Hijo a cada uno bajo su cuidado." - Nuestra Señora, 6 de Septiembre, 1975
 
Las Profecías Asombrosas de Nuestra Señora de las Rosas en Bayside... http://www.tldm.org/spanish/messages/messages.htm
Estas profecías vinieron de Jesús, María, y los Santos a Verónica Lueken en Bayside, NY, de 1968 a 1995.
PRESENCIA REAL
"Violáis vuestra sagrada confianza. Habéis tomado el Cuerpo de vuestro Creador, el Hijo de vuestro Dios en la Trinidad, y Lo profanáis. ¡Tenéis que comer en vuestras casas! Cuando venís al Gran Sacrificio, el Santo Sacrificio de la Misa, (tenéis que) venir con reverencia. ¡Tenéis que poneros de rodillas y haced penitencia ahora por las ofensas a vuestro Dios!
     "Cómo en el pasado, ¿no podéis reconocer el misterio del Cielo y de la tierra? ¿No se cambió la vara de Moisés en una serpiente por la voluntad de Dios? ¿No se cambió el río de Egipto en sangre por la voluntad de Dios? ¿Y no puede Dios, en Su voluntad, venir a vosotros a cambiar el pan y el vino a la Presencia cierta, la Presencia real, la verdadera Presencia de Su Cuerpo y Sangre?" – San Miguel, 1 de Febrero, 1977

BONDAD Y AMOR
"¡No debéis tomar el Cuerpo de Mi Hijo en vuestras manos! ¡Abrís la puerta para la entrada de los espíritus malignos que profanan el Cuerpo de Mi Hijo! Los dedos consagrados de un hombre de Dios, debidamente ordenado, los sacerdotes, colocarán a Mi Hijo dentro de vuestra boca, y debéis absorber Su Cuerpo con bondad y amor." - 
Nuestra Señora, 22 de Marzo, 1975

SACRILEGIO
"Mi Hijo no está complacido con la manera en que Su Cuerpo y Sangre están siendo dado a todos los humanos sobre la tierra. La Comunión en la mano no ha sido, ni será aceptado por el Cielo. Esto es un sacrilegio ante los ojos del Padre Eterno y no debe ser continuado porque vosotros únicamente estáis añadiendo a vuestro castigo cuando continuáis con las maneras que han sido halladas ser desagradables al Padre Eterno." - 
Nuestra Señora, 30 de Junio, 1984

HOMBRE DE DIOS
"Un sacerdote es un hombre de Dios, escogido exclusivamente del mundo para ser representante del Hijo de Dios, hermanas y hermanos míos. Como hombre de Dios, él os trae el Cuerpo y la Sangre de vuestro Salvador.
     "Os digo, hermanos y hermanas mías, ¡qué nadie tomará en sus manos el Cuerpo purificado de vuestro Salvador! ¡Sólo los dedos consagrados y las manos consagradas del representante de Cristo el Señor, dará y traerá este regalo a la humanidad! – 
Santa Teresita, 2 de Octubre, 1975

LA ÚLTIMA CENA
Verónica - Veo un gran mural en el cielo ahora. Está oscuro en todo el contorno de él. Y sé que es una placa; es como una placa aquí en el cielo, y muestra a los doce apóstoles durante la Ultima Cena. Veo gran tristeza en los rostros debido a la violación de la Hostia ahora. – 
7 de Septiembre, 1977

UN PLAN SINIESTRO
"Os pregunto, hijos Míos: vosotros Me preguntáis muchas veces en vuestras oraciones, ¿debéis de aceptar el Cuerpo de Mi Hijo en vuestras manos? ¡Os digo no! de nuevo ¡no, con razón!
     "No podéis juzgar a todos aquellos alrededor vuestro, hijos Míos: quienes han aceptado esta práctica diabólica bajo la apariencia de liderazgo. No, hijos Míos, esto se introdujo para profanar a Mi Hijo, para quitarle la verdad de Su naturaleza divina. ¡¡Ninguno quien escuche Mi voz debe aceptar el Cuerpo de Mi Hijo ni Su Sangre en las manos!! ¡El cáliz volcará y quedaréis bañados en Su sangre!
     "Fue, hijos Míos, un plan siniestro desde las entrañas del infierno, para removeros el conocimiento de la divinidad de Mi Hijo." - 
Nuestra Señora, 10 de Febrero, 1978

ENGAÑADOS
"Una y otra vez, Yo viajo de aquí para allá instruyendo a Mis hijos que permanezcan cerca de la Eucaristía, el Pan de la Vida. Pero no seáis mal guiados: no aceptéis el Cuerpo de Mi Hijo en vuestras manos.
     "Satanás, Lucifer, vino como un ángel de luz e impuso a sus agentes entre la Jerarquía de la Iglesia de Mi Hijo y los engañó. Toda clase de abominaciones está siendo cometida ahora sobre el Cuerpo de Mi Hijo." - 
Nuestra Señora, 15 de Julio, 1978

BLASFEMIA
"Muchos están entregando Mi Cuerpo de una manera que solo se podría llamar blasfemia. Muchos están aceptando Mi Cuerpo en la Eucaristía de una manera que denigra la Divinidad, y también promueve la impiedad, el paganismo y la impureza de corazón y acciones durante el Santo Sacrificio de la Misa." - Jesús, 26 de Mayo, 1979

DESECRACIÓN
"Hija Mía, ¿preguntas por qué lloro? Derramo lágrimas de gran angustia. Observo de nuevo la profanación hacia el Cuerpo de Mi Hijo que está siendo cometida sobre la tierra. ¡Ninguno colocará su mano sobre Su Cuerpo!
     "Mi Hijo os ha dado en fe a aquellos que Él ha escogido dentro de la humanidad para que Lo representen - vuestros sacerdotes. ¡Ningún otro llevará a Mi Hijo a la humanidad! ¡No mancillaréis Su Cuerpo al entregarlo en las manos de mujeres, o de aquellos que no han sido preparados por el Padre como sacerdotes legalmente ordenados en las Casas de Dios! ¡Haraganería, preocupados con el mundo y los placeres de la carne!" - 
Nuestra Señora, 1 de Noviembre, 1974